miércoles, 4 de junio de 2008

El principio...


Recuerdo que hace como 15 años estaban dando clases de Manualidades en la Libreria Municipal, así que mi mamá tomó la clase de bordado en listón... y yo quise entrar a la de punto de cruz... debo confesar que me decepcionó un poco, porque empezaron a explicarme como hacer la cruz, pero a final de cuentas por atrás era un relajo mi bordado, y yo recordaba que los bordados de mi abuela Juanita parecían pinturas, todas las cruces parejitas... y por atrás ningún nudo, pura rayita... Lamentablemente mi maestra de ese entonces no pudo aclarar todas las dudas que tenía. Tiempo después navegando por internet, encontré una página llamada el Castillo del Punto de Cruz http://terra.es/personal/js.perez/home1.htm creada por el Sr. Jesús, ahí fue donde aprendí teoricamente todo... la práctica la estoy aprendiendo con este, mi primer UFO (labor sin terminar), el cual espero un día de estos terminar.


























Este es el revés del bordado... Adivina qué parte de la casa fue la primera que empecé a bordar... Estoy de acuerdo que es bonito tener un revés perfecto... pero también es importante que por el frente quede todo parejo... así que aquí va una pregunta: ¿sacrificarías tu revés por un frente hermoso?


























La verdad no se que estaba pensando cuando decidí que este sería mi primer trabajo... porque a parte de que el diseño demandaba mucho, el gráfico lo saqué de una convocatoria... ja, ja, ja... ni siquiera de un gráfico listo para bordar... ja, ja, ja... no cabe duda que cuando a una le gusta algo, hace lo imposible por llevarlo a cabo.

1 comentario:

ZITA dijo...

es verdad amiga que a veces una tiene sus propios caminos para llegar donde llegaron otros.
Una tecnica que me resulta para avanzar en mis tejidos es hacer un poquito cada día y no pretender hacer tooodo en pocos días, porque me stresaba y esa no era la idea.
Cariños para ti.
chao.